A través de su vida, Edgar Mondragón  ha tenido diversos ejemplos de constancia, salir adelante a pesar de las circunstancias, no ser conformista, con  una actitud completamente punk de hacerlo tú mismo, sin importar qué, para hacer lo que te gusta y siempre, dar algún elemento extra.

Extrovertido, curioso, familiar, nostálgico, así es este músico. Desde 2012 ha impulsado su proyecto solista al cual nombró con su apellido, Mondragón. Las zonas de confort no son lo suyo y lo ha probado al aprovechar las oportunidades que se le han presentado, como su estancia académica en Canadá, la cual extendió y decidió quedarse un poco más de tiempo, aunque fuera pagada por él mismo para estudiar música, aprender a producirla.

Mondragón fusiona diversos géneros en su música, donde el techo y ambient son los principales. Experimenta con texturas y juega con los sonidos. Rock, clásico y post-rock son algunos de los ritmos que conjuga en sus piezas. Comenzó su proyecto en 2012, cuenta ya con 6 EP’s,”Interlude” es el último que ha producido y muestra madurez.

La creación de ambientes en la música es su prioridad, por ello, vio una oportunidad en cambiar la forma de apreciar y escuchar ambient en vivo. Desde hace un año decidió crear live-acts e integrar instrumentos, donde sus amigos de mucho tiempo, Erick López, guitarra, y Jimena Garfias (percusiones y guitarra) entendieron el concepto que Mondragón buscaba implementar y ahora lo acompañan en sus presentaciones. Ahora, hay más velocidad, el ambient se fusiona con el rock, y lo hace diferente de escuchar la pieza grabada a asistir a un evento.

Se considera dentro del género “bedroom music”, gente que produce en su cuarto con equipo mínimo. Ante el tema, menciona; “la tecnología da esa facilidad y han salido cosas súper interesantes, el encerrarte le da un plus, permite experimentar más, está definiendo el rumbo de la música, la cual está entrando en periodo más introspectivo, con más conjugación de sonidos, ha llevado a tener un universo de música, donde encontrar a los buenos se ha vuelto difícil, también es tarea de  nosotros los músicos hacernos más accesibles a la gente, si no ponemos quiénes somos y dónde vivimos, nadie nos puede encontrar”.

Mondragón, en su música, procura que te transportes al momento de escucharlo. En alguna ocasión, su mayor número de escuchas provenían de Afganistán, permitido por la tecnología, y por ese interés en escuchar.

“Hay que apostar a los experimentos, hay que quitar los límites. A partir de una idea y el instrumento correcto se puede materializar algo chido. En México hay mucho talento y no le pide nada a otros países, nos falta organización y apoyo, como proyectos, como medios, apoyar a los otros. Las limitaciones las tenemos nosotros, hay músicos, venues, disqueras y público”.

 

No le pierdas la vista a Mondragón. Checa sus redes sociales para información de sus presentaciones y más.