chiptunes
Foto por: Furia contra la Máquina

La música no necesariamente se tiene que producir con instrumentos tradicionales. Propuestas de todo el mundo han dado paso a un género musical integrado por los sonidos originados de Game Boys,  viejas computadoras y consolas de videojuegos de todo tipo con las cuales se pueden lograr conceptos tan hermosos como impredecibles. El arte puede originarse de cualquier lado y una muestra de ello es el Chiptune.

Un género que se ha mantenido a la intemperie del mainstream musical durante sus 25 años de vida con el cual se describe a cualquier producto musical producido con los microchips integrados dentro del hardware de viejas computadoras y consolas de videojuegos.

El viernes 9 de septiembre a las 7:00 pm en el Museo del Telégrafo presentaremos en colaboración con POOLP la primera Live Chiptune Session, en donde podrás disfrutar de lo mejor del chiptune nacional con 4  For Fake  y Atoms or Faeires. Confirma tu asistencia aquí.

chiptune-colorful-by-curpoplik
Foto de: Patwist.com

El chiptune se origina a mediados de los años 70 cuando los sonidos reproducidos por computadoras empezaron a ser parte del día ordinario. En el 78 Apple presentó The Apple Home Computer II, que incluía una bocina interna capaz de reproducir efectos de sonido y pequeñas frases musicales.

El mismo año se presentó la Atari, la primera consola con videojuegos capaces de reproducir sonidos y secuencias musicales. Missile Command (1981) fue el primer videojuego con contar con un soundtrack original, una simple secuencia de doce notas que sirven como una base rítmica. Antes de aquel título los programadores tenían encargado solamente el representar figuras musicales reconocibles, de temas pre-existentes, en el formato 8-bits. Journey Escape (1982) contiene el que es la primera versión en 8-bits de una canción completa “Dont Stop Believing” El mismo año llegó el videojuego de E.T. El Extraterrestre, junto con el tema central de la película en su versión chip.

 

Las agrupaciones niponas empezaron a ver en la música generada por estos chips algo bastante interesante. La primera banda en utilizar recursos sonoros derivados de los videojuegos fue Yellow Magic Orchestra, quienes para 1978 ya habían lanzado un álbum debut con sampleos a efectos de sonidos de videojuegos como Space Invaders o Gun Flight. Una agrupación de gran influencia no sólo dentro de la industria de la música, si no también dentro de la del videojuego. A lo largo de los años compañías como Atari y Ubisoft agregarían piezas de los japoneses en sus videojuegos en homenaje a su importancia.

En el 79 apareció en escena una agrupación de minimal wave que agregaba elementos de chipmusic a sus piezas. Futuristik, que fue una verdadera raresa en Florida, lanzaron durante sus seis años de carrera sólo dos grabaciones en 7″ . Posteriormente James Murphy de LCD Soundsystem encontró estas grabaciones y les dio un espacio dentro de su discográfica DFA Records. El frontman de la agrupación, Jeremy Kolonise, creó un proyecto en el año 00 titulado 8 Bit Operators, con el cual ha lanzado discos de covers a artistas como Devo, Depeche Mode y Kraftwerk bajo el sello de EMI Music. El primero de estos, el de Kraftwerk, fue ampliamente aclamado apareciendo en varias listas de lo mejor del 2007.

En 1981 se diseñó un nuevo chip, cuya función unicamente sería la de cargar y reproducir música en computadoras y consolas, el SID (Sound Interface Device). Esta tecnología, con calidad de sintetizador profesional, se estrenaría en el Commodore 64, dando mayor felxibilidad a los programadores y una paleta de sonidos mucho mayor. El problema de este chip era que para poder utilizarlo los músicos no solamente tenían que crear una canción, si no también aprender a programarlo, leer y escribir códigos.

A mediados de los 80 la música chip y la que aparecía en los videojuegos eran completamente indistinguibles una de la otra. Sin embargo, las canciones cada vez mostraban las inquietudes artísticas de los compositores, inlfuidos en el synth pop de la época, el hard rock y el rock progressivo los creadores cada vez experimentaban con más sonidos tratando de emular a las bandas de la época. La pieza de 11 minutos que Martin Galway compuso para Times or Lore trató de emular los sonidos de la guitarra eléctrica y contiene además un pequeño segmento de una composición de Bach.

 

En el 85 salió al mercado una de las consolas más importantes de la historia: el Ninteno NES, que con una tecnología similar al SID aunque con una mayor capacidad de reproducción. La NES resultó en una pared para los compositores amateurs y gente interesada más en la música que en el videojuego pues su tecnología VCR es cerrada y no permite la experimentación.

Todo se agudizó en cuanto entró un programador de nombre Karsten Orbaski al juego. En el 86 presentó The Ultimate Soundtracker, una herramienta que muestra gráficamente los cuatro canales de sonido que el chip de su Amiga 500 podía manejar. Siendo esta la primera herramieta que facilitó a los no-programadores a componer música chip, como si se tratara de una consola física.

Yuzo Koshiro fue uno de los primeros que se vieron beneficiados de esto. El, ahora legendario compositor, empezó a trabajar con ese tipo de tecnología gráfica en compañía de su PC-8801 componiendo soundtracks para videojuegos como The Revenge of Shinobi (1989), un OST que fucionó elementos típicos de la músca house, del rock progresivo y de música tradicional japonesa. Un par de años después Yuzo lanzaría la revolucionaria banda sonora para Streets Of Rage 2, que con texturas eléctricas logró simular el ambiente dentro de una discoteca.


En 1990 alcanzaría un pico de popularidad el chipmusic ya dentro de la industria de la música cuando Yellow Magic Orchestra empezó a ganar más notoriedad fuera de Japón y la canción de Bunker y GarcíaPakman Fever” se convertiría en un éxito dentro de las discotecas. La agrupación Sweet Excorcist, firmada con Warp Records, grabó en el 1900 un disco titulado “Testone” que con sus sampleos a las anteriores dos agrupaciones generó gran hype dentro de la comunidad del techno.

En el 98 se creó una plataforma en internet para que compositores hambrientos de dar a conocer sus composiciones videojugeniles cumplieran aquella función. La página Micromusic.net sirvió no sólo para compartir música, si no también para que alrededor de esta se creara una comunidad de compositores. En esta además el joven casual podía encontrar todo lo necesario para crecer como músico, desde la compra de software y de hardware, hasta la venta de discos, mercancía original, boletos para shows y espacio dentro de estaciones de radio.

A mediados de los 00 surguió un nuevo interés, con artistas de la talla de Beck y The Killers agregando elementos generados con GameBoys a sus canciones. Poco después apareció la banda Anamanaguchi dentro de la escena indie de Nueva York generando un gran hype con su cover a “When You Sleep” de la banda de shoegaze My Bloody Valentine.

En el 2009 salió a la venta su primer disco de estudio y en el 2012 repitieron. En el 2010 grabaron el soundtrack para el videojuego de Scott Pilgrim vs The World, el cual les valió varios premios dentro de galas como el E3 y los GOTY al mejor soundtrack. Hoy en día pueden ser considerados fácilmente como la banda de chipmusic más popular en la historia de occidente.