Nuevas rutas: 19/24


Un 15 de septiembre del 2015 decidimos darle un nombre oficial al concepto detrás de los 12 shows que conformaron la primera edición de las Live Ethereal Sessions en el Museo Franz Mayer. Un nombre que refería a una coordenada de República Mexicana, algo único de nuestro país. A partir de ese momento, Latitud 19 grados y 24 minutos comenzaría a crecer entre aquellos y aquellas que disfrutan de conocer nuevas propuestas musicales. Y aunque el nombre refiere a algo nacional, lo cierto es que el primer punto en donde nos enfocamos fue en la caótica e intrigante Ciudad de México.

Desde hace 3 años, hemos sido parte de un viaje, descubriendo aquellos sonidos que simplemente nos vuelan la cabeza. Y es que, al final del día, lo que importa es seguir compartiendo música, resultado por sí misma y  los nuevos procesos de creación y distribución existentes dentro de la industria musical.

Durante este tiempo, colaboramos con proyectos que nos encantan; desde disqueras como Pedro y el Lobo o VAA, hasta medios consagrados como Indie Rocks o Me Hace Ruido; medios emergentes como Plop Radio o colectivos que también buscan y exponen proyectos interesantes en diferentes géneros musicales, como Escena Negra. Todo con la intención de hacer sinergías y sumarnos a un espíritu de que alguna u otra manera, todos compartimos; el seguir documentando la gran diversidad musical que existe en México.

Para el crew de 19/24, el 2017 ha sido de crecimiento y aprendizaje. Llevar lo que en algún momento aprendimos por gusto a otro nivel, compartir experiencias con personas que trabajan en proyectos que admiramos (NODO/NRMAL) y reflexionar qué es lo que Latitud puede aportar a lo que ya existe. Una pausa para ver, escuchar y sentir.

Es por ello que nos renovamos visualmente con la clara intención de tener una propuesta editorial que complemente las experiencias que nos gusta realizar, una ventana para conocer más música, sí, pero también más arte, más diseño y no sólo de nuestra latitud, la creatividad está en todos lados. La experimentación también es parte de nosotros, y después de pensar muchísimo y de inspirarnos, decidimos que no existe un plan definitivo, ni una declaración estática de principios. Lo que sí sabemos es que el 19/24 es crucial para comprender desde donde apreciamos lo que vemos y escuchamos.

Y estamos de vuelta.

Gracias por acompañarnos en el viaje.

Previous Sonidos y profundidades: Camille Mandoki y Concepción Huerta en El Imperial
Next Apuntes sobre programación y logística de eventos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *